Sólo debe protegerse aquello que resulta defendible